3 de octubre de 2010

Berrea en Campoo

Ayer por la tarde me acerqué al valle de Campoo, para disfrutar de la berrea del Ciervo rojo Cervus elaphus en apogeo estas dos últimas semanas. En lo climatológico, era un típico día de viento Sur, habitual en Cantabria en esta época del año, ya entrados en el tardíu. En las cumbres el viento azotaba con gran fuerza, por lo que busqué ubicaciones propicias para poder observar y grabar la evolución de los ejemplares.

En la primera parada localicé un solitario macho de Rebeco cantábrico Rupicapra pyrenaica parva pastando en un claro en el matorral subalpino. No muy lejos dos Ciervas también alimentándose. A mi alrededor Bisbitas alpinos Anthus spinoletta, Pardillos comunes Carduelis cannabina y una Collalba gris Oenanthe oenanthe en paso hacia sus cuarteles de invierno en África.

Decidí subir un poco más arriba, localizando en una braña un macho acompañado de dos hembras adultas y una hembra y macho jóvenes, del año anterior.



Ladera arriba, en un brezal, un enorme macho que enseguida se ocultó. En la valleja contigua otro macho más acompañado de varias hembras y del que os dejo un par de videos. Este último miraba hacia un lado y a otro controlando y respondiendo a sus rivales.



Posteriormente concidí con Mario Alonso y más arriba con Máximo Sánchez y Antonio Lastra, con quienes estuve viendo otro macho más y varias hembras, así como un grupo de Rebecos.

video video

4 comentarios:

  1. Finalmente pudimos ver un par de hembras durante buen rato y escuchar varios machos.
    Aquello es una romería de gente, que pasada.
    Un saludo
    Mario

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, en los últimos años se ha puesto de moda el tema de la berrea y es una auténtica romería de gente y vehículos, creo que en algunas zonas se debería tomar alguna medida al respecto. Brañavieja, Sejos, Palombera y la zona de Los Llares-El Moral son los lugares más conflictivos. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Grandes documentos Alejandro. Nosotros al final, no volamos (que no es pocu).

    ResponderEliminar
  4. Hola amigos: yo tuve la "mala" idea de acercarme al puerto de Palombera ese mismo sábado y era una pasada de coches y gente. Al final creo que nadie vio nada y no me extraña con tanto alboroto. Se le ha dado demasiada publicidad y allí se presenta todo dios (sabemos que no somos tantos los fascinados por la naturaleza), mucho curioso y pocos interesados realmente. Yo personalmente no creo que vuelva, al menos en fin de semana. Saludos

    ResponderEliminar