24 de enero de 2012

Mustélidos en Cantabria

Los mustélidos son unas de las especies que desde pequeño me han despertado un mayor interés, por sus costumbres discretas (lo que convierte en un reto su observación) por la variedad de especies, tamaños y coloraciones, además de por los diversos medios que ocupan y por los singulares y diversos rastros que dejan de su actividad.


A continuación, voy hacer un repaso a la situación de esta familia de mamíferos, especie por especie, en el ámbito de nuestra región.


En Cantabria conviven un total de 7 especies, sin contar a los visones. En el caso del introducido visón americano Mustela vison hay algunas observaciones en tiempos recientes en el Sur de Cantabria (Valderredible y Valdeolea), seguramente de ejemplares en dispersión desde Castilla y algo más antiguas en la costa (Alfoz de Lloredo o Santillana del Mar), asociadas a escapes en granjas peleteras, aunque aparentemente sin poblaciones estables, al menos en esta última zona. Por su parte, el visón europeo Mustela lutreola parece estar ausente de la región, aunque hay alguna cita dudosa en el límite con Euskadi.


Así pues, el listado de especies se reduce a comadreja Mustela nivalis, armiño Mustela erminea, garduña Martes foina, marta Martes martes, nutria paleártica Lutra lutra, turón Mustela putorius y tejón Meles meles.


En base a observaciones personales y de otros naturalistas, se puede decir que algunas de estas especies han aumentando su distribución y población en las últimas décadas, debido al cese o disminución de la persecución humana, caso por ejemplo de la marta o la nutria paleártica. Por el contrario, otras especies como la comadreja o el armiño (especialmente la primera) parecen haber sufrido una reducción de sus efectivos, quizá por una mayor expansión de otros depredadores como aves rapaces y el resto de carnívoros de mediano tamaño y también probablemente por cambios en el medio, especialmente en la franja costera.


comadreja Mustela nivalis


Citada con mayor frecuencia en praderías, campiñas atlánticas y bordes de marismas, principalmente en la franja costera de la región (Santoña, Cicero, Astillero, Torrelavega...), siendo seguramente rara o ausente en localidades de media y alta montaña, así como en el interior de grandes bosques. Junto con el turón, la especie que menos veces he observado en Cantabria.


armiño Mustela erminea


Moderadamente común en praderías costeras (Santoña, San Vicente de la Barquera, etc) y del fondo de los valles (Cabezón de la Sal, Torrelavega, Los Corrales de Buelna, Vargas...) donde se alimenta de su presa preferida, la rata topera Arvicola terrestris. También presente en zonas de media y alta montaña (Cabuérniga, Campoo, Liébana...). Únicamente parece evitar los grandes bosques. Suele tener actividad diurna, no siendo raro observarle dentro de los núcleos urbanos, como por ejemplo en Vargas, Cabezón de la Sal y Torrelavega.


garduña Martes foina


Se trata de una especie de hábitos nocturnos, por lo que muchas veces pasa desapercibida. No obstante, aparece distribuida por toda la región, desde los acantilados costeros hasta la alta montaña, pasando por bosques de ribera, junto a núcleos urbanos, encinares o robledales. Citada a más de 2.200 m.s.n.m. en el Parque Nacional de Picos de Europa.


marta Martes martes


Sin duda el mustélido más abundante en Cantabria, habiendo sufrido una importancia expansión demográfica en las últimas décadas, fruto de la disminución de la persecución directa por parte del hombre. Presente en toda Cantabria, desde la costa (Liencres, Cicero, Ajo, Oyambre...) hasta los bosques de caducifolias de montaña. También aparece en plantaciones forestales, ya sea de pino o eucalipto. Es la especie que más veces he observado en mis andaduras por el campo. Actividad diurna y nocturna, a veces muy confiada ante el hombre.





nutria paleártica Lutra lutra


Al igual que la marta, la nutria paleártica ha mejorado su situación en el región en las últimas décadas, estando presente hoy en día en prácticamente todos los cursos fluviales de la región y entrando en algunos estuarios. La disminución en la persecución por parte del hombre tienen la culpa. Si en los años 80 estaba recluida de manera escasa a la cuenca de los ríos Deva, Nansa, Saja, Besaya y Ebro, actualmente está presente en todos los ríos principales de la región, habiendo ya colonizado los más orientales como Miera y Asón, además de visitar alguno de los estuarios. Especialmente abundante en el río Ebro, debido a la gran disponibilidad de alimento, en base a las poblaciones de cangrejos de río (especialmente cangrejo señal). Debido a sus hábitos normalmente nocturnos, pasa más desapercibida.





turón Mustela putorius


La especie de mustélido más difícil de ver. Aunque está bien distribuido por la región, no resulta tan abundante como otras especies anteriores y además, sus hábitos profundamente nocturnos, le hacen pasar más desapercibidos. Asociado a ríos y arroyos, también está presente en algunos bosques del interior. Ausente en la alta montaña. Conozco citas en lugares tan diversos como Rionansa, Cabuérniga, Tudanca, Vargas o Ambrosero.


tejón Meles meles


El tasugu, probablemente el mustélido más popular, aunque muchas veces perseguido por su afición a las plantaciones de maíz. Común por toda la región, hasta el límite forestal. Aparece desde la costa, en campiñas, eucaliptales y encinares costeros, hasta los hayedos y robledales de la media montaña. Vive en solitario o en pequeños grupos familiares, en galerías subterráneas al abrigo de rocas o troncos. Principalmente nocturno, aunque a veces se le sorprende de día en la cercanía de su refugio.


7 comentarios:

  1. Vaya entrada más completa que te has marcado, Alejandro. Muy interesante. Saludos...

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ángel, como complemento voy a ver esa fotaza de la garduña de Ajo. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Buenas Alejandro,
    A más de uno le va a venir de perlas esta recopilación sobre los escurridizos mustélidos de la zona. Gracias por compartir tus ideas, tus avistamientos y tus fotos de rastros (tan confusos en muchas ocasiones)
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Vilas, me alegro que haya gustado la entrada. Saludos.

      Eliminar
  4. Buenas Alejandro.
    Muy a tener en cuenta tu excelente crónica y más si, como nosotros, tenemos poco o nulo conocimiento de los mustélidos.
    Eso sí, como nos gusta mucho andar por el campo y la observación de fauna y flora, te tendremos de referente para futuras dudas de identificación de rastros y huellas.
    Un saludo desde Pucela.
    Siento que no salga el avatar (cosas de blogger.
    Juan Miguel & Tere

    ResponderEliminar
  5. He llegado aquí buscando información sobre las martas, vivimos en Liencres y el otro día por la noche se nos subió una al alfeizar de la ventana a comer cosas que ponemos para los pájaros, al principio pensábamos que era un gato, pero la cola era larguísima. Que descarada jjj estábamos cenando con unos amigos y hacíamos ruido. Ahora entendemos por que por la mañana desaparece el queso que ponemos a los pajaros...

    ResponderEliminar
  6. Pues yo buscaba informacion porque por el jardín de mi casa en Ruiloba se viene a pasear un mustelido marrón,buen tamaño, larga cola y con un triángulo algo más claro (amarillento) en la cara. De día. Sin miedo. Y comiendo el pan que dejamos para los pájaros y que cae al suelo. ¿podría ser un armiño?

    ResponderEliminar